Su esposo la abandonó con seis hijos a su cargo. Luego de unos meses, descubrió algo en su coche.

Si bien es cierto, en toda relación, el amor es el ingrediente fundamental. Del mismo modo, compartimos con quienes nos aman y cuidan, nuestras penas y placeres, y es dentro del entorno familiar donde somos más libres para hacerlo. Siempre es una verdad fundamental que busquemos cuidar a nuestra familia sobre todas las cosas. A través del siguiente artículo, te mostraremos lo importante que es compartir amor con todos nuestros familiares.

En septiembre de 1960, una mujer y sus seis hijos no tenían nada más que 75 centavos para sobrevivir. El padre los había abandonado.

Incluso, no fue una figura paternal modelo, eran tantos sus malos tratos, que los niños se escondían cuando papá llegaba a casa, aunque les daba semanalmente 15 dólares para cubrir sus necesidades. La madre trató de buscar trabajo por toda Indiana, llevándose a sus hijos y su oxidado Chevrolet del 51.

Sin embargo, los siete miembros de la familia visitaron casi cada tienda, fábrica o negocio a fin de encontrar trabajo y albergue. Tras varios intentos fallidos, la madre y sus hijos llegaron a una parada de camiones conocida como Big Wheel. La dueña del lugar era una anciana de nombre Granny.

No obstante, el trabajo que pudo ofrecerle era el cuidado de una vieja cafetería de 11 de la noche hasta las 7 de la mañana, el sueldo: 65 centavos la hora. La mujer no dudó en aceptar el trabajo.

Después, la madre acordó con una adolescente el cuidado de sus hijos durante las noches. La primera noche de trabajo, la madre y los niños oraron y dieron gracias a Dios por dicha oportunidad. Pasaron los días, el pago de la niñera y la calefacción redujeron el salario. Los neumáticos de su coche se habían desinflado, por lo que debía llenarlos de aire diariamente de camino al trabajo.

La realidad es que una mañana de otoño la madre se dirigió al coche y su sorpresa fue ver cuatro neumáticos nuevos recién instalados. Un favor de la estación de servicio local, a la cual ella estuvo dispuesta a limpiarle las oficinas semanalmente a fin de pagar el favor. Ahora, esta mujer trabajaba seis días a la semana por el mismo sueldo. En navidad, la madre se ingenió en reparar unos viejos juguetes y guardarlos en el sótano para tener algo que regalarles a sus hijos.

Por otro lado, la ropa era otra de sus mayores preocupaciones. Los remiendos eran ya bastantes en las viejas prendas casi inservibles. En la víspera de navidad, la mujer se quedó hasta muy tarde en la cafetería, al salir y dirigirse a su coche, otro milagro sucedió.

Halló cajas de todas las formas y tamaños dentro de su automóvil, un regalo de los clientes habituales de la cafetería. Las cajas estaban llenas de ropa, dulces y todo tipo de comestibles y artículos de limpieza.

Así es, sus hijos no tendrían que conformarse con esos viejos juguetes remendados, ya que dentro de las cajas había cinco camiones de juguete y una muñeca. La alegría de los niños aquella mañana fue indescriptible. Sin duda alguna, Dios estaba ayudando a esta mujer y se valió de personas comunes para hacerlo, todos eran clientes del Big Wheel.

¿Te gustó esta historia? No olvides compartirla con otros.

Verdaderamente gracias por tomarte el tiempo para leer este artículo. Si te hallas útil esta información, por favor compartirla con tus amigos y familiares. Tu apoyo en nuestro esfuerzo de compartir información gratuita sería muy apreciado. Si nunca comentas, al menos dime HOLA y sabré que me lees. Si además te gusto la receta, comparte la publicación en tu muro y podrás verla cuando quieras.

Lo que se recomienda en Viasaludable.com simplemente es para fines informativos y educativos. Viasaludable.com no va a sustituir NUNCA los consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico con cualquier pregunta que puedas tener sobre una condición médica.

Compartir