De esta manera podrá preparar el agua de Jengibre de la manera correcta.

Si bien es cierto, desde tiempos inmemoriales, el jengibre ya era utilizado por griegos y romanos con fines medicinales, de la misma manera que hoy ha vuelto a instalarse en todo el mundo como un importante estimulante, tonificante y revitalizante, además de muchas otras cualidades que lo convierten en una alternativa indispensable para mantener la buena salud.

Sin lugar a dudas, de una planta herbácea tropical que además es utilizada como especia en la cocina de muchas regiones del mundo.

Cuando el jengibre se cosecha joven es muy perfumado, picante, carnoso y jugoso, pero cuando se recoge maduro resulta más fibroso, con un gusto más marcado y casi seco.

Por otro lado, es digno de mencionar que un estudio reciente demostró que el jengibre joven ayuda a disminuir la temperatura del cuerpo en caso de fiebre, mientras que el consumo de jengibre más maduro se adapta mejor a las temperaturas invernales, cuando se trata de aumentar la temperatura corporal.

En caso de que estés haciendo dietas para adelgazar, te recomendamos ingerir jugos con este tipo de jengibre, precisamente por esta misma razón.

El jengibre contiene más de 10 tipos de antioxidantes diferentes, lo que lo convierte en un aliado indiscutido para combatir numerosos problemas de salud.

Al igual que otras especias, el jengibre es conocido por contar con propiedades afrodisiacas y medicinales.

Asimismo, contiene aceites esenciales como colina, inositol, silicona, así como vitaminas B3, B5, B9 y vitamina C, y minerales como calcio, fósforo, manganeso y hierro.

Y entonces la pregunta que todos nos hacemos es, ¿cómo podemos aprovechar todas estas virtudes del jengibre?

Vamos a preparar un jugo de jengibre que va a nuclear no sólo los beneficios de esta raíz, sino que al mismo tiempo se van a potenciar con las propiedades de la miel, la menta y el limón; otros ingredientes de esta bebida colmada de nutrientes.

Ingredientes para 4 personas:

– 250 g de jengibre fresco.

– 1 litro de agua.

– 200 g de miel.

– 1 puñado de hojas de menta fresca.

– 2 limones orgánicos.

– Unas gotas de esencia de vainilla.

Preparación:

– Lavar y pelar el jengibre y licuarlo con un poco de agua.

– Cortar los limones en trozos sin retirar la cáscara.

– Colocar todo es un recipiente, mezclar y dejar reposar 1 hora.

– Colar esta preparación y agregar la esencia de vainilla, la miel y las hojas de menta bien lavadas.

– Conservar en el refrigerador.

– En caso de que el sabor te resulte demasiado intenso, puedes agregarle un poco de jugo de ananá o piña.

Es una preparación muy sencilla de realizar y que puede disfrutar toda la familia, pero ¡cuidado! no deben consumirla los niños menores de 12 años.

Cabe aclarar que el agua de jengibre que puedes preparar simplemente cortando unas rodajas y dejando en agua durante toda una noche, también es una alternativa para incorporar todos sus nutrientes.

¿Quieres conocer cuáles son exactamente los beneficios de consumir jengibre? ¡Te vas a sorprender!

1) Anticoagulante: Si agregamos jengibre a muchos de nuestros platos o una cucharadita a nuestras bebidas, podemos aprovechar sus propiedades anticoagulantes.

Asimismo, contribuye a disminuir la posibilidad de que las plaquetas se aglutinen y reduce de esta manera los riesgos de arterioesclerosis.

2) Previene y cura resfríos: Hierve el equivalente a una taza de agua junto con un trozo de jengibre maduro y algunas hojas de té verde durante un par de minutos.

Cuela la preparación y agrega una cucharadita de miel. Este té de jengibre es igualmente eficaz en caso de fiebre, resfríos o incluso antes de que estos se presenten.

3) Afrodisíaco: Antes de consumir alguna pastilla de dudosa procedencia o que pueda provocar alteraciones cardíacas, te recomendamos volver a lo que nos provee la naturaleza y optar por este afrodisíaco natural.

Mezcla jugo de jengibre, agua caliente y miel para obtener una preparación que debes beber luego de las comidas y esperar los efectos.

4) Favorece la digestión: Si te excediste con el almuerzo o con la cena, no te vayas a dormir con esa pesadez en el estómago. ¡Eso es muy malo para el aparato digestivo!

Mejor prepara un digestivo natural a base de una cucharadita de jugo de jengibre, otra de limón, otra de miel y algunas hojas de menta fresca en un vaso con agua y bebe esta preparación para aliviar los dolores y los ardores estomacales.

5) Calma la tos: La garganta irritada suele provocarnos accesos de tos que incluso no nos dejan respirar, en especial en la noche. Para aliviar la picazón prepara agua de jengibre endulzada con miel y bebe medio vaso por hora.

El jengibre maduro te ayudara además, a expectorar las flemas.

6) Combate la fatiga: ¿Te encuentras cansado en exceso? ¿Tienes dolores musculares y articulares? El jengibre también puede ser de mucha utilidad en estos casos porque levanta el ánimo y actúa como analgésico.

Corta unas rodajas de jengibre y hierve en un poco de agua. Agrega una ramita de canela y deja hervir durante media hora, hasta que tome un color dorado intenso. Bebe caliente o frio.

7) Evita las flatulencias: Si te estas excediendo en las harinas o comiste algunos vegetales que inflaman los intestinos, no te tortures con la inflamación intestinal y prepara esta infusión.

Hierve un trozo de jengibre en un poco de agua y agrega una cucharada de miel. Bebe esta preparación dos veces al día.

8) Alivia los dolores menstruales: El jengibre cuenta con sustancias que actúan como analgésicos capaces de aliviar los dolores y lo cólicos menstruales.

Asimismo, en caso de ausencias de reglas o de reglas irregulares, el jengibre puede ayudar a acelerar los procesos y propiciar su aparición.

Prepara una infusión similar a las anteriores y bebe dos o tres veces al día para aliviar las molestias.

9) Combate las náuseas: El jengibre puede ayudarte a evitar las náuseas matinales o los mareos que sufren algunas personas cuando navegan o cuando viajan, al igual que el vértigo o los malestares que provocan los tratamientos de quimioterapia o las anestesias.

Mezcla en un vaso con agua una cucharadita de jugo de jengibre con otra de miel. Te ayudará a sentirte mejor.

10) Alivia la inflamación: El jengibre contiene jingerol, un compuesto que tiene propiedades antiinflamatorias, al igual que antioxidantes que pueden ayudarte a aliviar distintas afecciones como la gota, la artrosis y la artritis reumatoide.

El consumo regula contribuye a aliviar los dolores y a evitar la rigidez matinal, propia de estas patologías.

Incluso pueden prepararse infusiones que puedes aplicar de manera local.

Un remedio casero para el dolor de cabeza consiste en aplicar un poco de jugo de jengibre en la frente o jugo de jengibre en las muelas adoloridas.

Otros consejos y modos de uso:

– Dependiendo del gusto de cada uno, puedes agregar jengibre a tus comidas al principio de la cocción para que su gusto no sea muy pronunciado al momento de servirlo o al final, en caso de que lo prefieras con su sabor intenso picante y su aroma intenso.

– Agrega una cucharadita de jengibre rallado a tus batidos verdes o jugos para realzar los sabores y aprovechar sus propiedades.

Es cierto que el sabor puede ser picante, pero puedes empezar solo con un poco y a medida que te acostumbres, incrementar la cantidad.

El jengibre también ayuda a quemar grasas abdominales, refuerza el sistema inmunológico e incluso la Organización Mundial de la Salud lo recomienda para ayudar a personas convalecientes de enfermedades u operaciones.

¿Qué otros usos podemos darle al jengibre? Cuéntanos tu experiencia.

Verdaderamente gracias por tomarte el tiempo para leer este artículo. Si te hallas útil esta información, por favor compartirla con tus amigos y familiares. Tu apoyo en nuestro esfuerzo de compartir información gratuita sería muy apreciado. Si nunca comentas, al menos dime HOLA y sabré que me lees. Si además te gusto la receta, comparte la publicación en tu muro y podrás verla cuando quieras.

Lo que se recomienda en Viasaludable.com simplemente es para fines informativos y educativos. Viasaludable.com no va a sustituir NUNCA los consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico con cualquier pregunta que puedas tener sobre una condición médica.

Compartir