La mujer que frote esta mezcla casera en sus manos y pies se blanquean en 2 días como por arte de magia, deja tus manos y pies suavecitos.

Si bien es cierto, las manos, al igual que cualquier otra parte de nuestro cuerpo, están expuestas a muchos factores que pudieran mancharlas u oscurecerlas. La edad avanzada, la exposición al sol y muchos factores más, influyen en la causa de este problema tan común.

Hoy día, existen un sinnúmero de métodos para tratar las manchas y las partes oscuras de nuestra piel, en especial nuestras manos.

Muchas personas recurren a tratamientos estéticos con el fin de eliminarlas, otras optan por cremas químicas fabricadas por laboratorios. La desventaja de este es que, ambos métodos son caros y riesgosos para nuestra salud.

Es por ello, que otros eligen utilizar el mejor método que es el 100% natural. A continuación te mostraremos una cera a base de leche que ayudará a que tu piel sea suave y tierna como tanto deseas. Presta mucha atención y mira lo que debes.

CERA CASERA PARA TENER UNA PIEL SUAVE Y TIERNA:

Debes tener los siguientes ingredientes en manos:

Gelatina en polvo sabor a fruta

Leche (NO EN POLVO)

Jugo de pepino

Bicarbonato de sodio

MODO DE PREPARACIÓN:

La preparación es bastante sencilla. En un tazón, deberás echar 2 cucharadas de gelatina en polvo, agregarle 2 cucharadas de leche, media cucharadita de bicarbonato de sodio, una cucharada de jugo de pepino y proceder a mezclar estos ingredientes hasta conseguir una buena consistencia. Hecho esto, pon la mezcla en el microondas durante unos 15 segundos y listo.

MODO DE APLICACIÓN:

Con la ayuda de un pincel, debes aplicar esta poderosa mascara en las zonas donde deseas desaparecer las zonas oscuras y tener una piel suave. Ahora que aplicaste la cera, deja que se seque completamente. Ahora pele la cera, úselo 3 veces en 1ª polilla y luego utilícelo en intervalos regulares. Poco a poco el crecimiento del cabello se reducirá el 100%. Y puedes usar esta cera en cualquier parte del cuerpo.

Si te agradó la información, no te olvides compartir lo bueno. Por consiguiente, si nunca comentas, por lo menos dime “hola o gracias” y así sabré que me lees. Comparte lo bueno.