Así podrás cómo tratar los ovarios inflamados sin salir de tu casa; quedará seca con los resultados.

Si bien es cierto, el ovario es la glándula sexual femenina en la que se produce la maduración y el desprendimiento del óvulo. Es un órgano par -derecho e izquierdo- situado en la parte inferior de la cavidad pélvica, a ambos lados del útero.

Durante los años de vida reproductora de la mujer, sus dimensiones oscilan entre 3-5 cm de largo, 2-3 cm de ancho y 1-2 cm de espesor.

Si lugar a dudas, la superficie externa de los ovarios está revestida por el llamado epitelio germinativo, a partir del cual se forman ya durante la vida fetal los folículos primordiales, que son los esbozos de lo que más tarde serán los óvulos.

Sin embargo, la actividad ovárica está regida por dos hormonas elaboradas por la hipófisis (gonadotropinas hipofisarias), cuya secreción es a su vez controlada por el hipotálamo.

La gonadotropina folículo-estimulante tiene por objeto estimular la maduración de uno de los folículos primordiales, que aumenta de tamaño y secreta unas hormonas sexuales llamadas estrógenos, hasta convertirse en una formación llena de líquido conocida como folículo de De Graaf, en cuyo interior se encuentra el óvulo.

La gonadotropina lu-teinizante hace que este folículo se rompa y libere el óvulo maduro (ovulación) unos catorce días luego de iniciado el proceso.

El resto del folículo se transforma en el cuerpo lúteo o amarillo, que, aparte de estrógenos, comienza a elaborar otra hormona sexual denominada progesterona, cuya misión es preparar la matriz para el embarazo, en caso de que el óvulo haya sido fecundado. Cuando ello no ocurre el cuerpo amarillo se atrofia al cabo de dos semanas y se produce la menstruación.

Las gonadotropinas hipofisarias empiezan su actividad en la pubertad, estimulando la producción de hormonas sexuales que determinarán las características propias del sexo femenino.

Los ovarios pueden sufrir diferentes alteraciones siendo una de ellas su inflamación.

La ovaritis o inflamación de los ovarios puede deberse a muchos factores que van desde una reacción a medicamentos (óvulos vaginales), infeccones vaginales, un aborto hasta la enfermedad inflamatoria pélvica.

Esta condición, generalmente, está acompañada de flujo vaginal anormal, dolor al orinar, dolor de cabeza, fiebre, reglas dolorosas, náuseas, dolor abdominal que se puede irradiarse hasta el recto.

Remedios 

Resultado de imagen para manzanilla

-Verter un puñado de manzanilla en un litro de agua y hervir hasta que llegue al punto de ebullición. Luego, retirar del fuego, colar y echar en el agua de la tina del baño. Tomar un baño de asiento de tibia a caliente por 20 minutos. Este remedio, que ayuda a reducir el dolor y la inflamación de la zona, se debe realizar 2 veces diarias.

-Aplicar una compresa de agua caliente sobre la zona y dejar puesta hasta que se enfríe.

-Aplicar unas gotas de aceite de lavanda sobre el vientre y realizar masajes circulares por 30 minutos. Efectuar este remedio 3 veces al día.

-Lavar y picar una raíz de jengibre de 1 pulgada. Luego verter y hervir en una taza de agua por 5 minutos. Colar y empapar un paño limpio con esta infusión. Aplicar caliente sobre la zona de los ovarios.

-Hervir un puñado de equiseto menor en ½ litro de agua y cuando esté al punto de ebullición retirar del fuego. Empapar un paño limpio con esta preparación, aún caliente, y aplicar de inmediato (pero que no queme la piel). Dejar puesta hasta que se enfríe.

-Mezclar 1 taza de arcilla verde con ½ taza de agua caliente hasta forma una pasta. Aplicar sobre la zona afectada y dejar que se seque.