Separa cualquier huella de Cera en los Oídos con uno de estos remedios.

Los folículos pilosos y las glándulas que envuelven el camino auditivo originan el cerumen o cera que se descarta por sí sólo hacia el ingreso de los oídos. En la mayoría de las ocasiones, el oído induce la cera que solicita para guardar protegido el camino auditivo de toda variedad de factores externo como serrín, bichos e inclusive contagios; así como igualmente del agua que consiga afiliarse cuando nos duchamos o nos mojamos.

Cuando diversas personas inducen más cera de lo corriente, esta logra tornarse en un inconveniente puesto que puede estimular dificultades en la audición o deseos de rascarnos. El primordial error al anhelar limpiar los oídos del cerumen, es sepultar cualquier variedad de aparato o hasta los mismos dedos, que lo único que efectúan es introducir aún más la cera hasta el interior del oído. Esto es señal que jamás debes hacer ya que logras estimular más dificultades. Si notas que el almacén de cera es enorme, te indicamos algunos remedios caseros para favorecer a limpiarla de forma segura.

AGUA Y SAL: Esta combinación es una de las más utilizadas para ablandar la cera y poder limpiar el oído sin dificultad. Ingredientes: 1 cucharadita de sal. ½ taza de agua tibia. 1 trozo de algodón. Procedimiento: Disolver la sal en el agua hasta que ya no puedas verla. Embebe un trozo de algodón y extrae un poco del agua salada. Coloca 2 o 3 gotas dentro del oído y déjalas durante 3 minutos. Gira la cabeza en sentido opuesto para que la cera disuelta se drene. Limpia con un paño cuidando de eliminar sólo la cera visible.

ACEITE DE OLIVA TIBIO: Las propiedades antisépticas del aceite de oliva ayudan a prevenir infecciones, alivia el dolor y ablanda el cerumen. Ingredientes: 3 gotas de aceite de oliva tibio. 1 gotero. Procedimiento: Calienta 1 cucharada de aceite de oliva y aplica con el gotero 2 o 3 gotas dentro del oído. Deja que el cerumen se disuelva durante 10 minutos y luego inclina la cabeza en sentido contrario para que drene y poder limpiarlo.

ACEITE DE ALMENDRAS: El aceite de almendras actúa de la misma manera que el aceite de oliva. Lubrica el oído y ayuda a eliminar el exceso de cera. Ingredientes: 5 gotas de aceite de almendras. 1 gotero. Procedimiento: Con aceite de almendras tibio toma el gotero e introduce 4 o 5 gotas en el oído. Inclina la cabeza para que el aceite llegue al interior durante 10 minutos. Inclina nuevamente la cabeza para que drene el cerumen derretido y limpia con un paño el exceso visible.

ACEITE DE BEBÉ: El aceite de bebé tiene componentes muy suaves que son inofensivos para los oídos y que pueden utilizarse perfectamente para eliminar la cera acumulada. Ingredientes: 5 gotas de aceite de bebé. 1 gotero. 1 trozo de algodón. Procedimiento: Con la ayuda del gotero, introduce 3 o 4 gotas del aceite para bebés y sigue el mismo procedimiento que en los casos anteriores. NOTA: Si el problema persiste, no dejes de consultar con tu médico.

SHARE