Ni te imaginas de los beneficios que tendrás con sólo arrojar Sal por todo tu hogar.

La sal viene surgiendo desde períodos remotos, un beneficio muy valorado que inclusive liberó crisis en las evoluciones y tuvo resultados económicos. Y es que adquirir este componente tan útil no era simple y simbolizaba una hazaña enorme. Asimismo de ser un condimento muy estimado, (aunque es vital subrayar que la injusticia soporta problemas de salud graves como la hipertensión), este componente era usada para mantener alimentos, sanar heridas e inclusive como moneda de pago, de allí surgió la palabra “Salario”.

Pero hoy día, ya no correspondemos que reanudar conflictos para obtener esto que podemos adquirir simplemente en el mercado y que no carece en ninguna cocina y que al mismo tiempo, manifestamos que tiene otras utilidades que algunas personas desconocen. Este componente, del mismo modo, tiene usos coherentes con la limpieza y con diligencias cotidianas para hacerte las tareas más fáciles.

Algunas diligencias cotidiana.

Utiliza sal para absorber grasa o aceite que se haya derramado en el interior del horno y que se haya adherido por efecto del calor. Solo debes dejarla actuar una hora o dos y luego retirar con un papel de cocina seco. Puedes aplicar este mismo método para cualquier superficie. Puedes eliminar las marcas blancas de sarro en las jarras de vidrio, de la cafetera, por ejemplo con la ayuda de la sal. Llena la jarra con agua bien fría y agrega un puñado de sal. Después de un rato, agita enérgicamente y enjuaga. Para estos casos, el vinagre también es muy útil.

¿Sabías que la sal absorbe la humedad? Cuando un ambiente de tu casa se sienta muy húmedo, sólo debes colocar un puñado de sal en los sectores más húmedos para hacerla desaparecer. Con una mezcla de vinagre y sal podrás limpiar esos cubiertos de plata o metal que todos guardamos de recuerdo de nuestras abuelas. Devuélveles brillo frotándolos con esta preparación.

Las esponjas de baño y cocina tienden a deteriorarse rápidamente con el uso y los productos abrasivos que utilizamos. Prolonga su vida útil dejándolas en remojo con agua y sal. ¿Vino derramado en una camisa blanca? No importa… aplica sal sobre las manchas y frota. Deja actuar unos minutos y lava normalmente.

SHARE