Dormir las horas suficentes puede prevenir estas enfermedades.

Las horas que debe dormir cada persona varía según la edad.

Dormir y descansar suficientes horas es mucho más importante para nuestra salud de lo que nos podamos imaginar. La falta de horas de sueño puede repercutir en nuestro estado de ánimo, favorecer la diabetes o el aumento de peso, afectar negativamente a la capacidad de atención entre otras cosas. Es por ello que debemos prestarle atención a este tema.

Para conseguir el descanso perfecto, ese que dura las suficientes horas y que nos hace levantarnos cada día cargados de energía y vitalidad, Te vamos a enseñar cómo hacerlo de forma correcta. El Instituto de Medicina del Sueño nos alerta sobre las posibles consecuencias negativas a las que deberemos hacer frente si no conseguimos dormir de manera adecuada:

1. Cambios de humor repentinos con picos de tristeza o irritabilidad.

2. Incapacidad para hacer frente a situaciones imprevistas y tendencia al estrés y a la ansiedad.

3. Reducción de la capacidad de memorización y lentitud a la hora de asimilar conceptos o conocimientos nuevos.

4. En casos más extremos se podrían llegar a desarrollar enfermedades tales como la diabetes o sufrir arritmias, incluso paradas cardio-respiratorias. Asimismo, la falta de sueño prolongado podría incidir sobre el aumento de peso o potenciar el envejecimiento prematuro de las células.

on los bebés los que necesitan dormir más horas, entre 14 y 17 específicamente, seguidos de los infantes, los niños de hasta 2 años, los pre-escolares y los niños en edad escolar. Y, precisamente, son estos primeros años de vida en los que el sueño de calidad es más importante, tanto a nivel psicológico como físico. Para asegurarlo, debemos establecer una ‘rutina de sueño’, tal y como afirman los expertos, consistente en repetir las actividades previas al momento de ir a la cama, que deberá ser siempre a la misma hora.

En cuanto a los adultos, en función de la edad, las recomendaciones variarán entre 7 y 9-10 horas. Por supuesto, el soporte del sueño debe ser cómodo y habrá que renovarlo cada 10 años máximo, sin embargo, existen otras cuestiones, como el estrés, que incidirán directamente en la calidad del mismo.

SHARE