No te pierdas todo lo que puedes hacer con el enjuague bucal.

Uno de los productos de cuidado personal que casi todos tenemos en casa es el listerine o cualquier  enjuague bucal. Este producto está formulado para eliminar gérmenes y bacterias en la boca, combatir el mal aliento y mantener la frescura en la boca.  Pero puede ser usado para tratar otros tipos de problemas externos de salud, especialmente aquellos relacionados con hongos, bacterias y gérmenes, y que son adquiridos fácilmente, al frecuentar una superficie contaminada.

Este producto además de eso  sirve para eliminar malos olores en las axilas. Solo basta con empapar un algodón y pasarlo por nuestras axilas varias veces. Esto va a desodorizar el área, eliminando las células muertas y las toxinas que provocan el mal olor.  También puede ser usada de la misma forma para eliminar el mal olor en los pies (sicote) o pie de atleta.

Ahora bien lo que en realidad quiero enseñarte  hacer con el enjuague bucal es eliminar los hongos de los pies. Esa enfermedad es muy persistente incómoda y dolorosa. Es capaz de dañar por completo la apariencia de las uñas en poco tiempo, dejándole un color amarillento o negro, destruyendo y ahuecando el cartílago.

Todo lo que necesitas hacer es tomar dos litros de agua tibia y agregarle una taza de enjuague bucal. Sumerges tus pies diariamente por treinta minutos durante una semana. Esto va a aniquilar los hongos en tus pies. Te dará cuenta porque se irá disminuyendo la comezón que estos provocan desde la primera vez que lo haga. Además tu uña comenzará a crecer sana con su color natural.

SHARE