Deja atrás la nicotina y evita el daño a tus pulmones con estas técnicas sencillas.

El hábito de fumar es una de las adicciones más fuertes de los seres humanos, es algo que controla la mente y el cuerpo y cuando se cae en las garras de la adicción a la nicotina es difícil de escaparse de ellas. Es tan fuerte esa atadura que aun con el conocimiento de lo perjudicial que resulta para la salud los fumadores se rehúsan a dejar de fumar aun sabiendo que está en riesgo su integridad física.

Pero hay muchas personas que han logrado salir de ese habito, a unos le ha costado más trabajo y tiempo que a otros pero lo han logrado. Para lograrlo han usado diferente técnicas, vamos a compartir contigo las más comúnmente usadas para lograr ese objetivo.

Fuerza de voluntad.

Este es en cualquier otra técnica que se use la más importante y no puede faltar en ninguna de ellas. La fuerza de voluntad es el primer paso para romper ataduras, de lo contrario, perderíamos la lucha antes de empezar. Esto significa que uno de los factores más importantes para que una persona deje de fumar, es que realmente quiera hacerlo.

A pesar de los beneficios de dejar de fumar, no es aconsejable que se abandone el hábito de forma brusca. Por el contrario, es mejor ir haciéndolo de forma progresiva. Es decir, si en un día fumas normalmente 20 cigarrillos, entonces al día siguiente fuma 15, al otro día 10 y así sucesivamente hasta llegar a solo 1 cigarrillo por día.

Este es uno de los métodos para dejar de fumar más aconsejables. Porque permite que tu organismo se adapte poco a poco a la ausencia de nicotina, lo que ayuda a evitar efectos secundarios producto de su ausencia, que pueden hacer que quieras volver a fumar.

Parches de Nicotina.

Antes de escoger este producto como uno de los métodos para dejar de fumar, es mejor que lo consultes con un especialista. De esta manera, se podrá realizar un monitoreo de la respuesta que tengas con su uso.

El médico que consultes decidirá la dosis que debes usar y no la debes modificar a lo largo del tratamiento. Para usarlo sólo debes colocarlo sobre la piel, una vez al día y debes escoger una hora para hacerlo, que sea la misma a lo largo del tratamiento.

No debes fumar mientras realizas este tratamiento, ya que podrías tener una sobredosis de nicotina. Ten en cuenta que el parche aporta la cantidad necesaria para que no padezcas de síntomas de abstinencia.

Vareniclina.

Este fármaco es uno de los métodos para dejar de fumar más efectivos. Uno de los nombres comerciales por los que se conoce es Champix. Una desventaja de su uso, son los posibles efectos adversos que se podrían presentar y que varían en cada persona.

Aunque su venta es libre de prescripción en muchos países, lo más aconsejable es que antes de comenzar a usarlo, lo consultes con un médico.

Su mecanismo de acción se basa en la supresión de la sensación de placer al fumar. Por lo que, cuando la persona fuma, ya no tiene la misma sensación o no siente nada, haciendo que pierda el interés en el hábito.

SHARE